Audios preliminares COAC 2014 (1)

El dios de las travesuras: http://www.mediafire.com/download/9qzmolorxskiv3m/Comparsa_EL_DIOS_DE_LAS_TRAVESURAS_en_preliminares_COAC_2014.rar

Las que le dan al pico: http://www.mediafire.com/download/iyn4qaz5mc4zf0k/Chirigota_LAS_QUE_LE_DAN_AL_PICO_en_preliminares_COAC_2014.rar

Del Bosque con la roja: http://www.mediafire.com/download/a310xr72b833zim/Chirigota_DEL_BOSQUE_CON_LA_ROJA_en_preliminares_COAC_2014.rar

La Concha nostra: http://www.mediafire.com/download/fli4195zo7bjsat/Chirigota_LA_CONCHA_NOSTRA_en_preliminares_COAC_2014.rar

La chirigota del Barrio: http://www.mediafire.com/download/v4rroccm922jwir/Chirigota_LA_CHIRIGOTA_DEL_BARRIO_en_preliminares_COAC_2014.rar

El testamento de Sherlock Holmes: http://www.mediafire.com/download/1eg7ma4eq3lef5d/Chirigota_EL_TESTAMENTO_DE_SHERLOCK_HOLMES_en_preliminares_COAC_2014.rar

Agua: http://www.mediafire.com/download/l8six9tspuf7eo0/Comparsa_AGUA_en_preliminares_COAC_2014.rar

El bueno, el feo, el feo y la mala: http://www.mediafire.com/download/ucti4z9tssjwtj9/Chirigota_EL_BUENO,_EL_FEO,_EL_FEO_Y_LA_MALA_en_preliminares_COAC_2014.rar

Sintrón ni son: http://www.mediafire.com/download/5m0673102q5xctk/Chirigota_SINTRÓN_NI_SON_en_preliminares_COAC_2014.rar

Ayende: http://www.mediafire.com/download/btudthme1hjl40y/Ayende_en_preliminares_COAC_2014.rar

La pantomima: http://www.mediafire.com/download/jyggqhb69jpplmy/La_pantomima_en_preliminares_COAC_2014.rar

Los vivos: http://www.mediafire.com/download/j6ec15m2l365sbl/Los_vivos_en_preliminares_COAC_2014.rar

Renovarse o morir

image

Si extrapolásemos las fechas del carnaval de este año al que viene, la cosa quedaría grosso modo tal que en la imagen superior. Con la fase previa del concurso el 21, 22 y 23 de febrero, la final el 1 de marzo, la cabalgata el día 2, la noche de carnaval en la calle el 14 y el entierro de la sardina el 16. Una fiesta extendida en el calendario cuatro semanas, una fiesta grande, mucho, pero que por desgracia dista de ser una gran fiesta. Año tras año se puede comprobar adónde nos ha conducido inflar la burbuja del carnaval de esa manera, traspasando toda frontera lógica, tanto por delante del martes de carnaval (no es lógico que el concurso empiece tres semanas antes) como por detrás (metiéndonos en la Cuaresma). ¿Por qué no celebrarlo todo en una semana, una semana en la que realmente Almería se entere de que hay una fiesta llamada carnaval? Para calibrar esta propuesta se le ha planteado la misma pregunta a varias personas.

'Ya que hay más carnaval antes de que empiece que durante el propio carnaval, ¿por qué no celebramos el concurso la semana de carnaval?'

Muchos ni han contestado, lo cual es un síntoma evidente. La chirigota de los niños del Folitre a través de su perfil en facebook ha sido de las que sí. Dice que no les gusta la situación actual: ‘cantamos durante un mes de fin de semana en fin de semana pero preferimos que esté todo más juntito’. Y es que esa es la realidad: cuatro semanas de carnaval para, poco más o menos, 8 días de fiesta. En ese sentido apuntan que ‘preferiríamos que entre la semana de las semifinales y la final hubiera algo’. Y es cierto. La palmaria debilidad del carnaval de Almería necesita concentración, no dispersión. Por ahí van los tiros. Desde esta chirigota añaden que eso de ‘semifinales un fin de semana y hasta el sábado de la final nada y luego dos fines de semana de calle se hace eterno para tan pocas actuaciones’. Es de sentido común (aunque ese sea el menos común de los sentidos en muchas de las decisiones que atañen a nuestro carnaval).

Mientras no se tome conciencia de eso vamos a estar muy lejos de dar una solución a la gravísima situación que se vive. Damián Giménez, autor de reconocidas comparsas, opina que ‘todo lo que sea simplificar fechas me parece bien’. Numerosas voces lo llevan solicitado desde hace tiempo. Sería cuestión de ver cómo pero no creo que ningùn amante de la fiesta niegue que la solución pasa por ahí. ¿Por qué se celebra el concurso antes de que empiece el carnaval? María Dolores Sánchez, secretaría de la FEALCA señala que esto es así ‘para dar más facilidad a todas las actividades que vienen después’. Jesús Luque, componente y representante también en FEALCA también apunta en esa dirección. No hay que olvidar que ‘las actividades del tiempo de carnaval se organizam atendiendo a resultados del COAC’. Parece claro, pues, que el carnaval propiamente dicho gira en función del concurso y sus resultados, ¿Por qué no celebrar entonces este concurso en carnaval y no varias semanas antes? Ese modelo de concurso previo a los días de carnaval puede que tenga su lógica en ciudades en las que la calle toma un protagonismo en carnaval pero en Almería que no, ¿por qué no dejar de engañarnos y empezar a reconstruir la fiesta desde la sensatez?

Para bien y para mal el carnaval de Almería en la actualidad es el concurso: fuera de él decrece el interés hasta en los propios aficionados. Prueba de ello es que ni debatir quieren. ¿Aquí lo que gusta es el concurso? Reconstruyamos entonces el carnaval en torno a él. ¿Cómo? Celebrándolo en carnaval. Concentrándolo en esa semana. Para el periodista y aficionado Pepe Leyva, la medida es interesante. ‘Aunque nos prive de las agrupaciones en la calle hasta el ultimo dia (porque imagino que se cuidarían las gargantas) puede ofrecer un viernes de carnaval alucinante en el centro y un sabado de carrusel apañado para rematar con la sardina el domingo’. Y añade que ‘podria dar pie a muchas nuevas iniciativas’. Esa es la cuestión, eso es lo que hace falta: abrir la puerta a nuevas iniciativas. Ya hemos visto a lo que nos han conducido iniciativas pasadas. Ahora tenemos dos opciones: perpetuarlas o renovarlas, renovarse o morir. Y estamos en coma.

Ya que hay más carnaval antes de que empiece que durante el propio carnaval, ¿por qué no celebramos el concurso la semana de carnaval?
En breve, algunas respuestas a esta pregunta.

El cartel elocuente

image

Ni siquiera sé el nombre de su autora. En su blog aparece como Cocumber (http://cocumber-cocumber.blogspot.com.es/2012/01/carnaval-de-almeria.html) y, al parecer, participó en el concurso que convocó en 2011 el área de Fiestas mayores para elegir el cartel del carnaval de 2012 con esa propuesta. No ganó. En total se presentaron 47 obras y ganó ésta:

image

Su autora es Susana Ibáñez Freiria. A mí me gusta mucho menos. De hecho me parece un cartel pasado de moda antes de que se presentase y desfasado pero pese a las muchas cosas (buenas o malas) que se quieran decir lo que no se le puede negar es que es bastante elocuente: evidencia la idea que tienen los políticos del carnaval de Almería. El primero es un cartel participativo, numeroso, con gente disfrazada, colorista, vivo, alegre. El segundo, algo así como un monumento de la ciudad disfrazado, oscuro, solitario, triste, apagado.

A veces pensamos que estas cosas son anecdóticoas. Cuestión de gustos, decimos. Al que le gusta lo defiende y al que no lo ataca pero creo que ninguno podrá negar las evidencias que saltan a la vista: el cartel que elige el ayuntamento para anunciar el carnaval de Almería no es ni más ni menos que la plasmación en papel de la idea que tiene de cómo ha de ser la fiesta: sin gente, triste y solitaria. Que no es malo que piensen así, ahora bien, lo que sí lo es (y preocupante) es que les dejemos que sus ideas venzan a las nuestras y el carnaval se parezca más al segundo cartel que al primero.

19 reproducciones

Presentación de la comparsa ‘La ley seca’, de Pepe Chiquero. Primer premio en el concurso de 1991.

El coro de la cárcel en camerinos antes de actuar.

Chirigota ‘La vitrina’ en preliminares

La segunda agrupación de la segunda sesión de la fase preliminar del concurso es una chirigota, la chirigota de Raúl Redondo con música de Jesús Luque y la dirección del Capi Alarcón o, más resumido aún, la idea que yo tengo de lo que es una chirigota: un grupo simpático que canta bien un buen repertorio, con el que te ríes, te hace pensar, te emociona y te vuelves a reír y todo ello desde el tipo. Qué simpática. Vienen de trofeos de los que vende Arturo en su tienda de la avenida de la Estación puestos en una vitrina, de ahí que la chirigota se llame como se llama. Hay trofeos de oro, de plata y de bronce sobre su pedestal correspondiente. Hay un trofeo de boxeo, otro de un tirador con arco, otro de un nadador, otro de un luchador de sumo, otro de un jugador de fútbol americano que es como el rugby pero más aburrido y así hasta sumar 12 componentes que se presentan sobre la música de la comparsa ‘Quince piedras’ que sacó Enrique Villegas en 1984 con coreografía adaptada y todo que es muy graciosa. Aquí su actuación completa:

Cómo ha mejorado la afinación del grupo. Así, de primeras, es lo primero que piensa uno. Luego los ve sobre las tablas como más curtidos, que lo están, como más seguros, que lo están, y como más maduros, que lo están. El grupo, que viene de la peña ‘El disparate’ se ha sacudido el peso de sus simpáticas participaciones en años anteriores pero que no pasaron de ser simpáticas (Los de la Vega de acá y Solteras y enteras) y se ve con un aplomo inusitado sobre el escenario que se nota (para bien). Todo eso lo pienso con la sonrisa que no se me ha borrado de la cara durante toda la presentación. A ver si los augurios se confirman durante el resto de la actuación.

El primer pasodoble es una letra contundente contra los ‘culpables de que una nación se hunda sin remisión’ y que son los que tenían que estar, precisamente, en su vitrina ‘para no moverse más’: los banqueros, a los que llaman ‘mamones’, ‘embusteros’, ‘malditos estafadores’ y ‘artistas de la patraña’. Ahí es nada. Por ponerle un pero, cantado con algo de prisa. Por lo demás, me gusta mucho: contundente, critico desde el tipo y de música bonita. La música es bonita. Empieza como me viene a la memoria que empieza la música que saca Mariano Ruíz para sus pasodobles aunque un poquito antes de llegar al trío ésta coge un aire distinto y lleva una cadencia diferente que hace que digas: ey, aquí hay madera. Esto que digo, aclaro, es la enésima valoración subjetiva que hago en el blog. Esto hay gente que lo sabe pero lo mismo hay gente que después de tantos años aún no se ha dado cuenta y lo lee y dice pero qué barbaridad está diciendo este hombre. Sigo. La falseta que lo introduce es original y técnicamente complicadilla, que es bueno que sea así porque para pegarle porrazos a la guitarra ya estamos muchos. Bien.

El segundo pasodoble va para quien ‘se merece por derecho ese trofeo que premie la constancia y valentía (…) todas las mujeres que dieron perdida su risa y su ilusión’ por el cáncer de mama. Estos temas se pueden afrontar desde dos perspectivas: una que consiste en que la mujer termina muriendo y dejando sola una familia con una retahíla de chiquillos y un devotísimo esposo que eso es un dramón de los de Antena 3 los sábados a mediodía y que es a la que recurren los autores más limitados y otra que arroja luz donde hay oscuridad, ofrece alegría donde parce imposible encontrarla y, finalmente, se convierte en un canto a la esperanza dedicado a quien más la necesita. Todo eso lo consigue Jesús Luque en esta letra bonita y emocionante. Yo, qué quieren que les diga, pero si un tema asi de delicado se toca con esa delicadeza y se termina con un ‘sal a la calle, preciosa, que sepa toda Almería que nada te va a parar, que estás dispuesta a luchar y que quieres seguir viviendo la vida’ pues me emociono y cuando los técnicos del auditorio encienden la luz (que hay que ver la manía tonta que les ha dado con eso) le digo a la que tengo al lado que me ha entrado algo en el ojo y que me sople.

Los cuplés son introducidos con un diálogo entre algunos trofeos. El primero al ‘ropaje’ de algunos grupos este año vistos a través de uno de la comparsa ‘Sabores’ que les va vendiendo helados o polos a cada uno en función de lo que salgan. La idea no es mala pero, bueno, tampoco es para tirar cohetes. Un cuplé aceptable. Cuidado que empezamos a dejarnos puntos en el camino. Al final terminan hablando de ellos con referencia ¿implícita? al jurado y ahí se acaban de ir unos cuantos puntos fijo, fijo, fijo. El estribillo es muy gracioso. Es de esas veces que la palabrota viene a cuento, hace gracia, está justificada, no sobra y, por tanto, no es soez sino oportuna. ‘Mira, un imán, qué guay, qué chulo (hacen como que el imán los atrae) y… ¡la chirigota a tomar por culo!’ Estribillo gracioso, corto e inesperado. Bien,me gusta. A ver el siguente cuplé. El tenista dice que por qué no le cantan a los experimentos y el nadador responde que de eso no llevan ningún cuplé pero, bueno, ‘vamos a experimentar’. A mí estas cosas me hacen mucha gracia y soy el único que se ríe en el auditorio. Dicen que les ha salido trabajo en un laboratorio probando medicamentos. Cuentan los posibles efectos que puede tener el experimento y, vale, tiene algo de gracia el grupo describiéndolos pero se acaba el cuplé y yo todavía le ando buscando el chiste a la cosa. Conclusión, con dos cuplés así de flojos (que es lo que más le puntúa a una chirigota) no hace falta que te roben los premios; ya los regalas tú.

El popurrí es brillante. El grupo recupera la calidad de letras de la presentación y los pasodobles y vuelve a ser una chirigota de 10. De 10 en cuanto a la calidad, no en cuanto a la cantidad, que son 12. Empieza con una araña que se pasea por la vitrina. Este recurso de la aparición de personajes es bueno o por lo menos no es malo lo que pasa es que se ha abusado taaaanto en Almería de él que pasa lo que pasa, que para una vez que está justificado que salga alguien en mitad de la actuacion pues piensas: uy, sí, qué original… ¬¬

Ya sólo falta que suban a Nicolás a bailar, cosa que no ocurre. Estupendo. Tan estupendo como el popurrí. Cuarteta tras cuarteta, unas más largas, otras más cortas, cuentan cosas que les pasan como cuando viajaron en avión y tuvieron que pasar por el detector de metales. El popurrí es simpático, algo arriesgado y lo dejo aquí porque me da asco recordar lo de la guarrindonga. Eso sí, me alegro un montón por Salva Colomera (la animadora) es un infatigable del carnaval, que lleva saliendo más años de los que tiene y nunca se ha colado en la final. Este año es su año. Me lo encuentro no recuerdo si en camerinos o en alguna escalera del Maestro Padilla y se lo digo. Le digo que, coño, para ser su primera final va a llegar y besar el santo y que se va a llevar un primero. Y es que si habla el aficionado este era el primer premio, si habla el amigo del autor, este era el primer premio pero si habla el presidente del jurado, pues no. Pero no nos adelantemos que ahora acaban de finalizar su primer pase. Pasan a la final y cuando comentemos ese pase hablaremos de ello.

Las calles rojas y las calles rosas

Cuando este de 2013 aún pega sus últimos coletazos (la metáfora no podía ser más apropiada para una fiesta cuyo final lo marca el deceso de un pez) se me antoja oportuno empezar a pensar en 2014. No lo sería si este hubiera sido un gran carnaval; entonces diría algo así como, señores, vamos a disfrutar del trabajo bien hecho, vamos a recoger el fruto de lo que hemos sembrado pero como sembramos vientos ahora sólo recogemos tempestades y después de este ponientazo en forma de lamentable carnaval de 2013 creo que no debemos dormirnos en los laureles para ver si por fin 2014 es el año (el año que esto repunta, digo). En ese sentido considero que los pilares básicos para la revitalización y consolidación de la fiesta son ajustar las fechas y devolver el carnaval al centro, básicamente. La propuesta no es nueva, ni mucho menos, lleva años sobre la mesa. Entrando un poco más en detalle, la solución (que al menos yo considero ideal dadas las circunstancias) pasa por devolver la final al viernes nuevamente, la cabalgata al sábado y con ella el pregón, la primera toma de contacto con la calle y el primer domingo calle, calle y más calle hasta que el cuerpo aguante. Ya se lo he escuchado a varias personas del carnaval (alejadas de los órganos de poder, eso sí) y, de hecho, ya lo apuntó José Alillo el año pasado en su blog pero otro día abundaremos en tales cuestiones. Si ganas  para cambiar no habrá pero lo que es tiempo… Ahora de lo que vamos a ocuparnos de esa máxima ineludible: la recuperación de la calle.

image

Cuidado con la foto. Esto no es ni mucho menos vinculante, se me serenen los que se hayan alterado. Es un poner sobre la mesa un nuevo elemento de debate que, por cierto, ahora paso a explicar.

En los años que llevo saliendo en carnaval he aprendido que en Almería hay tres tipos de público: el de domingo por la mañana, respetuoso y aficionado, que sale a escuchar coplas, el de sábado por la noche, voluntarioso y juerguista y un tercer tipo que dice: coño, una chirigota y se arrima sea la hora que sea. Creo que reconocer al público es lo mejor que le puede pasar al que escucha y al que canta. Ejemplo de error conceptual: la comparsa ‘Sabores’ en las cuatro calles un sábado por la noche. Ejemplo de acierto: la misma comparsa ‘Sabores’ en la plaza de los burros esa misma noche. O un domingo por la mañana. Cada uno es muy libre de hacer lo que le plazca -incluso de ensayar cuatro meses para cantar una o dos veces en el concurso y ya hasta el año que viene, no pisar la calle ni nada que se le parezca- pero a los que siguen en ella una vez que todo parece acabar creo que les vendría bien identificar y para ellos va este regalo.

Las señaladas son todas calles peatonales. Aprovecho y pido perdón a todos los que ponían la excusa de que claro, como el ayuntamiento no cortaba el Paseo, como pasaban coches, pues no se podía parar uno a cantar en la calle. Siento haberos dejado sin excusa. Son, como digo, todas calles peatonales con bares, tabernas, pubs, cafeterías y/o terrazas. ¿Es o no un entorno ideal para celebrar el carnaval? Se podrá vivir en unas, o en otras, o en todas. Eso ya se vería. Las rojas son calles del entorno del Cervantes, calles y plazas ideales para la noche de los sábados (y si se me permite la pedantería, habla la voz de la experiencia). Las rosas son calles del entorno de la calle de las Tiendas y detrás de Correos, ideales para las mañanas de los domingos.

Nota. Lo de los colores no es por nada; eran los únicos que resaltaban de toda la gama.